AMARRE

A Cada mata que tenga racimo se le amarran dos cuerdas apoyadas al cable aéreo de manera que se eviten caídas de la planta por la acción del viento y del mismo peso del racimo, esta labor se efectúa semanalmente.